Neuropsicología

Neuropsicología

La neuropsicología tiene como objeto de estudio a las lesiones, los daños, el deterioro o el funcionamiento incorrecto de las estructuras localizadas en el sistema nervioso central que llevan a experimentar dificultades en los procesos de carácter cognitivo, psicológico, emocional y en el comportamiento individual.

¿Para qué?

El trabajo en Neuropsicología es muy variado y siempre se trabaja sobre un/os objetivo/s concretos: puede desde realizarse a petición del Neurólogo y sólo exigirse una evaluación y un informe; hacerse una evaluación con una orientación terapéutica; ejecutar un tratamiento o rehabilitación, o; llevar a cabo una evaluación neuropsicológica pericial para procesos legales o laborales en los que se hace constar las consecuencias del deterioro para el funcionamiento personal, social, laboral y legal del paciente.

Los problemas por los que podemos sospechar de un daño cerebral sobrevenido y que puede deberse a la afectan a las funciones cognitivas superiores son: cambios repentinos de personalidad o conducta, dificultades de aprendizaje o memoria, de expresión o comprensión del lenguaje, de atención o concentración, dificultades para razonar, resolver problemas, para tomar decisiones, organizar o planificar las acciones, rigidez mental… u otras alteraciones (visoespaciales, visoconstructivas, motoras o sensoriales).

Estas consecuencias pueden surgir por traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebro-vasculares (embolia o ictus), tumores en el cerebro, enfermedades neurodegenerativas (como ocurre en el Alzheimer o la esclerosis múltiple) o enfermedades del desarrollo (como el TDAH, la epilepsia o la parálisis cerebral).